low-cost

Ryan Air: viajes “low cost” sinónimo de “low quality”

ryan-air-low-cost

La compañía Ryan Air revolucionó hace unos años el mercado del transporte aéreo  con vuelos realmente económicos. Desde entonces, el resto de compañías ha tenido que ajustar sus precios para intentar hacerle competencia. Pero ¿os habéis planteado cómo consiguen esos precios tan baratos? La respuesta:

1. Cobrando como “extra” cualquier cosa que se nos ocurra:

  • Reservar un asiento concreto.
  • Facturar maletas.
  • Servicio de bar en vuelo.
  • Venta de artículos durante el vuelo (las azafatas casi parecen sacadas de anuncios de la teletienda).
  • Servicio para saltarse las colas de embarque.
  • Cobrar dos billetes a las personas obesas.
  • Siendo muy estrictos con el número de bultos que no facturamos, hasta el punto que si llevas un bolso pequeño y tu maleta de mano lo consideran dos bultos y te obligan a facturar uno, con el consiguiente desembolso que supone.
  • Para conseguir algunas plazas adicionales añaden más filas de asientos, reduciendo para ello la separación entre éstas, de forma que personas con las piernas largas tienen que ir de lado para que las rodillas no choquen con el asiento de delante.
  • Se plantean incluso cobrar por utilizar el lavabo del avión.
  • Proponen cambiar los asientos por unos que nos harían ir casi de pie para ganar aun más plazas.

2. Bajando la calidad general y la seguridad:

  • El avión está en tierra el menos tiempo posible.
  • La limpieza del avión se hace una vez al día, y no tras cada vuelo.
  • El personal no hace tantos descansos y encadena muchos más vuelos.
  • En lugar de formar a los empleados gratuitamente por nuestra seguridad, se les cobra por ello.

En este documental se nos muestran los entresijos de la compañía en primera persona. Personalmente, yo había viajado alguna vez con esta compañía en sus primeros años y, aunque eran bastante “peseteros”, no era tan exagerado como parece que es ahora. No se vosotros, pero la próxima vez que contrate un vuelo con alguna compañía de las denominadas low-cost me lo pensaré mucho.

Archivo de publicaciones