elecciones

Eliminemos el Senado en las próximas elecciones

Eliminemos el Senado en las próximas elecciones

Gracias a la información de una lectora de este blog he descubierto una página con una idea bastante interesante para recortar gastos y así intentar salir de la grave crisis económica que sufrimos en este país. La idea es sencilla: eliminar el Senado y entre todos es posible realizarlo. Transcribo algunas de las ideas que aparecen en dicha página:

Motivos para eliminarlo

1. Porque el Senado no tiene poder sobre el Congreso, y por lo tanto cualquier cosa que vete/modifique/cambie el Senado puede volver al Congreso y ser aprobado por mayoría simple.

2. Porque el Senado tenía que ser una cámara territorial pero la disciplina de partido hace que sea una cámara bipartidista.

3. Porque cuesta unos 100 millones de euros, y en época de recortes primero se tendría que recortar aquello que es inútil.

4. Porque muchos senadores compaginan su trabajo con otros cargos importantes, dando así a entender que no da mucho trabajo.

5. Porque las elecciones en el Congreso y en el Senado se dan en un mismo momento y entonces la composición de las dos cámaras siempre es muy parecida.

6. Porque los partidos políticos ya hace tiempos que dicen que se tiene que reformar y nunca hacen nada para cambiarlo.

7. Porque se ha convertido en un lugar donde van a parar viejas glorias de la política, algunos veces a pasar sus últimos días en un suave retiro.

8. Porque siempre que sale en las noticias, se ve muy vacío, y a ningún lugar se puede encontrar los datos de la asistencia al Senado.

9. Porque a veces se ceden senadores de un partido a otro, como si fueran cromos, para que se puedan formar grupos parlamentarios, que tienen derecho a voz y a subvenciones.

Cómo hacerlo

Muy fácil: Llenar el Senado con los no-senadores de Escaños en Blanco en las próximas elecciones generales.

Paso 1. Urna al Congreso: El día 20 de Noviembre, jornada electoral, ves a tu Colegio Electoral y vota para el Congreso al partido que tu quieras. O no votes. O vota nulo. Haz lo que quieras en conciencia. La papeleta del Congreso no va ligada al Senado y por tanto puedes elegir la opción que más te convenga.

Paso 2. Urna al Senado: Después escoge la papeleta al Senado y marca los representantes de Escaños en Blanco. Esta gente no tomará plena posesión del cargo y por tanto no cobrarán ningún sueldo ni subvención. Serán nuestros no-senadores.

Es necesario un número de votos muy elevado para conseguir un senador en una provincia o circunscripción, superior al 25% y en algunos casos hasta el 50%, así que no deseamos dar la impresión de que Eliminar el Senado es tarea fácil o coser y cantar. Así que no esperemos un tsunami político a no ser que lleguemos a todos lados con esta idea, y prospere.

Lo que sí es cierto es que una gran parte del electorado desea seguir votando a su partido preferido para el Congreso de los Diputados pero en cambio para el Senado votaría una propuesta como la de Escaños en Blanco. Existen muchas personas que por diversos motivos están indignadas y enfadadas con los políticos que, sin dejar de votar al partido que mejor representa sus ideas, quiere dar un puñetazo encima de la mesa y  demostrar de una vez a sus representantes que los electores tenemos el poder de decidir.

Solo la difusión de esta propuesta y su conocimiento para que se hable de ella nos dirá el día 20-N si los españoles queremos decir BASTA. Si llenamos el Senado con los no-senadores, nuestra clase política conocerá de primera mano que sus empleos y subvenciones están en juego, y entonces ya veremos si comienzan a hacer bien su trabajo.

 

Yo ya tengo muy claro lo que votaré para el Senado ¿y tú?  Difunde este mensaje libremente.

 

Fuente: eliminarelsenado.com

No les votes: iniciativa para mejorar la situación del país

nolesvotes_pin

La corrupción en España alcanza niveles alarmantes. No se trata sólo de los casos de corrupción urbanística, cohecho, prevaricación, etc., que afectan de manera generalizada a los grandes partidos: hablamos de corrupción en los mismos fundamentos del sistema.

En este contexto se ha asentado la alternancia perpetua de organizaciones políticas aferradas al poder durante décadas (PP, PSOE, CiU…), sin otras opciones más que aquellas necesarias para conseguir sus propios objetivos, sin permeabilidad de nuevas ideas, sin permitir la participación activa de la ciudadanía, asfixiando toda posibilidad de regeneración democrática.

La ley electoral ha sido blindada a medida de los grandes partidos al penalizar desmesuradamente la representación de las minorías. A diferencia de otros países con una democracia saludable, nuestros parlamentos no reflejan la diversidad ideológica de la sociedad española.

La partitocracia se ha profesionalizado: no llegan al poder los mejores, sino los que desde muy jóvenes se han dedicado a gestionar influencias e imponer la disciplina de la jerarquía. La voluntad de los ciudadanos es ignorada en la toma de las decisiones importantes, que son adoptadas a la medida de grupos de presión que sólo representan los intereses de minorías mediáticas o económicamente poderosas. Los anteproyectos de ley se elaboran a espaldas de los ciudadanos, manipulando la información y dando por buenos estudios e informes fraudulentos.

El único resquicio de participación que nos dejaron son las convocatorias electorales. Pero en cada una de ellas los partidos mayoritarios recurren a listas cerradas y bloqueadas, a la campaña del miedo, a pedir el “voto útil” para que no gane el adversario con el que se alterna en el poder. Pese a que la sociedad española considera a los políticos el tercer problema del país, se vuelve una y otra vez a votar a los mismos: a políticos que gobiernan aislados de la ciudadanía, y con la intención de mantener esa situación indefinidamente.

El 22 de mayo estamos convocados para ejercer nuestro principal derecho democrático: el voto. Durante la campaña electoral, en un marco de brutal crisis económica, se apelará al miedo más que nunca. Puedes rendirte una vez más, hacerles caso. Pero también puedes tomar conciencia de tu poder como ciudadano: abrir los ojos e implicarte personalmente en la red de ciudadanos hastiados que consideran que está en nuestras manos mejorar la situación. Puedes contribuir a que haya más debate de los temas importantes, a que se nos informe correcta y objetivamente, a que la toma de grandes decisiones no dependa solo de que dos o tres élites dirigentes se pongan de acuerdo, dando la espalda a la opinión y el interés de la mayoría ciudadana.

Un voto -el tuyo- no puede ser un cheque en blanco para que un partido pueda despreocuparse durante cuatro años de la voluntad popular. La toma de decisiones políticas a la medida de grupos de presión financieros o mediáticos son el síntoma de que algo va muy mal en nuestra democracia: el resultado del divorcio entre la ciudadanía y los partidos mayoritarios que se alternan en el poder.

No te pedimos el voto por ningún partido o ideología en concreto, sino que te informes para comprobar si existen alternativas políticas que quizás representan mejor tus ideas, y lo que los ciudadanos concebimos como democracia. La democracia no son los grandes partidos: la democracia eres tú, y millones como tú.

Sin tu voto no son nada. El próximo 22 de mayo, NO LES VOTES.

Por favor, difunde este mensaje libremente. Juntos podemos cambiar la precaria situación actual.

Archivo de publicaciones